Ya no se podrá decir que los hosteleros de la comarca, no tienen el mismo cariño al hacer una carta de vinos, que al elaborar los platos. La III Mostra Internacional de Vins Singulars i de Poble de la Marina Alta, acogió el lunes la jornada que dedica especialmente al hostelero y acudieron más de 150, batiendo de esta manera su récord que estaba en 120 en la edición anterior.

Además, casi 1.000 personas la han visitado y se han servido casi 5000 degustaciones de vinos de todas partes del mundo. «Confiaba en que los hosteleros responderían de esta forma. La época de ofrecer solo Rioja y Ribera, ya ha terminado, los profesionales conocen mucho más los productos y buscan cosas especiales y excelentes «, explica Mara Bañó, presidenta de la asociación organizadora.

Durante el domingo los visitantes disfrutaron de las comidas típicas servidas y cocinadas por las paradas habituales del mercado y otras actividades paralelas en la vertiente cultural de la Muestra, este año dedicadas a la Filoxera.

En el centro social hubo una charla a cargo de Jaume X. Soler (biólogo) y Toni Espinós (historiador) y un pasacalle muy divertido con la colaboración del colegio de Jesús Pobre y la Colla de “tabaleters” del Verger. En palabras de Bañó «el vino es cultura y es necesaria la participación social para enseñar y para aprender».

34 expositores de La Marina Alta, de Comunidad Valenciana, de toda España, de Austria, Alemania y Portugal. Todos encantados de visitar La Marina Alta, en palabras de Enrique García Albelda, recientemente nombrado mejor sumiller del mundo en Copa Jerez » bajo del techo del riurau de Jesús Pobre, hoy hay un mundo entero de variedades de uva diferentes».

Uno de los stands, también era un síntoma de que algo está pasando en la sumillería local, ya que la recién formada Asociación de Sumilleres y enófilos de la Marina Alta (ASEMA) se presentó en este foro del vino.

La muestra cuenta con el apoyo de la Eatim de Jesús Pobre, AETHMA y la Concejalía de Turismo en la figura del alcalde de Dénia. Asistieron también el secretario general de Turismo Francesc Colomer que dijo: «Jesús Pobre es el ejemplo del modelo que queremos, auténtico, exclusivo, artesano y hecho con el corazón».

Javier Scotto, alcalde de la EATIM insistía en que La Marina Alta «debe volcarse en la recuperación del territorio y crear productos tan excelentes como la moscatel».

La presidenta de la Asociación de vinos singulares y de pueblo de La Marina Alta, Mara Bañó, declaró al final de la Muestra «Quiero agradecer a los voluntarios de la Comisión del vino y al pueblo entero, que esta Muestra sea ya la más importante de vino de la comarca «.