La Guardia Civil de Alicante ha colaborado en la extracción de redes de pesca. Muchas de las cuales no se ven pero en algunos casos siguen causando un daño al ecosistema marino.

Esta iniciativa nace de una acción conjunta con la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Pesca de Valencia y de la Consellería de Agricultura de Alicante. Durante la jornada estuvo presente el Subdirector General de Pesca y el Inspector de Pesca de la Consellería de Agricultura de Alicante.

La Cofradía de Jávea puso a disposición de este proyecto una embarcación de pesca de arte menor y la Guardia Civil dispuso medios humanos y materiales para que la recogida de redes fuera completada con éxito.

Seis componentes del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Alicante se desplazaron hasta las costas de Moraira para realizar con el apoyo del GEAS la extracción de redes de pesca abandonadas en el fondo marino.

La redes constituyen una fuente muy grande de contaminación plástica en nuestros mares. En algunas ocasiones quedan enganchados en las rocas del fondo y en otras muchas flotan en el agua, lo que hace mucho más fácil su recogida.

Este tipo de artes de pesca abandonados, perdidos o desechados son conocidos  como “redes fantasma”. Reciben este nombre porque aunque están abandonadas accidental o intencionadamente, continúan atrapando durante mucho tiempo a todo tipo de especies marinas.

A primera hora de la mañana del pasado 25 de noviembre, el navío de la Guardia Civil conocido como “Rio Oja” tomo rumbo a la costa de Jávea, concretamente a la “Isla del Descubridor”, dónde se realizaría la primera de las extracciones.

Se trata de una embarcación adquirida recientemente que cuenta con una eslora de 21 metros de largo y alcanza una velocidad de 37 nudos.

Alcanzado el punto para realizar los trabajos, dos de los buzos se adentraron en el fondo con sus equipos de más de cuarenta kilos de peso. Apenas veinte minutos después habían arrancado la red de pesca de una piedra del fondo del mar.

Los cincuenta metros de material fueron extraídos por los agentes desde el barco utilizando un halador de redes. La dificultad de las labores radicaba en la cercanía de los puntos de extracción a los acantilados de la zona.

Entre el amasijo de finos hilos apareció una cigarra del mediterráneo conocida como “zapatilla” que posteriormente fue devuelta al mar. Se trata de una especie, abundante hace años, que ahora es más difícil de encontrar en las costas mediterráneas por la facilidad que tienen los pescadores de capturarla.

La Cala del Llebeig se fijó como el siguiente punto para realizar la siguiente extracción. A medida que la embarcación se acercaba se podía ver como  la red estaba flotando en la superficie. No obstante, los buzos volvieron a sumergirse en el agua y liberaron una parte que había enganchada a las rocas, recuperando una red de treinta metros de longitud.

Una vez rescatados estos aperos de pesca, los agentes de la Guardia Civil realizarán un acta que será notificada a la Consellería de Agricultura y Pesca de Alicante. Esta resolverá su depósito y destrucción en los lugares habilitados para ello.