La Guardia Civil de alicante ha detenido a un hombre español, de 37 años, como presunto autor de un delito de estafa, un delito de falsificación de documento privado y un delito de hurto, en la localidad de Vergel (Alicante).

18 toneladas de naranjas fue la cantidad por la que había cobrado un hombre, de una empresa de compraventa de frutas de la Marina Alta, concretamente en la localidad de Pego, pero que nunca existieron.
En esta empresa, como en muchas, los agricultores llevan su producción a una nave de recogida, donde es pesada y clasificada la mercancía según el nivel de calidad de los frutos. Con esos datos, los trabajadores expiden un recibo a cada agricultor, que luego llevan a las oficinas, donde se efectúa el pago del producto entregado.
Fue un empleado de las oficinas de pago el primero que observó algo raro en uno de los recibos, por lo que decidió contactar con el punto de recogida para comprobar la cantidad que se debía abonar, sospechando que podría ser una estafa, poniéndolo inmediatamente en conocimiento del Equipo ROCA (Robos en el Campo) de la Guardia Civil de Calpe, que a investigarlo.

Según ha revelado la investigación, todo comenzó cuando el ahora detenido, llevaba su producción de naranja a la citada empresa. En una de esas entregas, utilizando la típica picaresca, falseó uno de los recibos, añadiendo un “3” al calco del recibo, delante de sus apenas doscientos kilos de naranjas, lo que le reportó bastante más ingresos de lo esperado.
De esta forma, volvió a repetir su falsificación en varias ocasiones, hasta que uno de esos días tuvo la oportunidad, en un descuido del mozo de recogida, de sustraer un talonario en blanco.
Con el talonario en su poder, ya no necesitaba ni traer sus naranjas, y se dirigía directamente a las oficinas a cobrar por unas cantidades, totalmente ficticias, de naranjas que ni siquiera existían, hasta llegar a las 18 toneladas.
Finalmente, gracias a la denuncia de uno de los trabajadores, los agentes de la Guardia Civil pudieron detener a este hombre, como presunto autor de un delito de estafa, un delito de falsificación de documento privado y un delito de hurto.
El hombre, español de 37 años, fue puesto a disposición judicial, siendo decretada su libertad con cargos, a la espera de juicio.