La Generalitat ultima la aprobación de nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus después de que la incidencia acumulada del Covid-19 en la Comunitat Valenciana haya repuntado hasta los 273 contagiados por cada 100.000 habitantes y tras haber alcanzado este sábado el mayor registro de positivos y muertos en la segunda ola de la pandemia.

Aunque la consellera de Sanidad, Ana Barceló, se limitó en público a apelar a la responsabilidad social para evitar decisiones drásticas como un confinamiento total, la Generalitat ya trabaja en una revisión de las limitaciones ante los malos datos que arroja el coronavirus.

Así, antes de abordar un escenario de confinamiento domiciliario, la Generalitat prevé ampliar una semana más el cierre perimetral de la Comunitat Valenciana que está en vigor hasta este 13 de noviembre y que ahora será hasta el 20 de noviembre.  El presidente autonómico, Ximo Puig, también ha confirmado este miércoles que se está estudiando adelantar una hora el toque de queda, que prohibiría salir a la calle desde las once de la noche hasta las seis de la mañana.