La directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, se ha reunido hoy en Dénia con el alcalde, Vicent Grimalt, y otros concejales del equipo de gobierno para abordar diferentes proyectos culturales que se van a realizar en la ciudad con financiación de la Generalitat Valenciana.
 
Por una parte, han visitado la Casa de la Marquesa Valero de Palma, en la calle Cavallers, número 3, una casa palacio de mediados del siglo XIX que se va a rehabilitar como sede del Museo de Historia de la ciudad de Dénia. El importe de la actuación está presupuestado en 493.961,99 euros y será financiado por el Plan de Inversión Productiva de la Generalitat Valenciana. Las obras, que comenzarán el próximo lunes, fueron adjudicadas el pasado mes de julio por la Dirección General de Cultura y Patrimonio a la empresa OBREMO SL y tienen un plazo de ejecución previsto de 8 meses.
 
El proyecto de rehabilitación, según ha explicado el arqueólogo municipal Josep Antoni Gisbert, “es muy conservacionista” y se intentará, en la medida de lo posible, mantener elementos originales como los forjados, la escalera imperial o los pavimentos, “de manera que se establezca un diálogo entre la arquitectura antigua y el proyecto museográfico”.
 
Amoraga ha visitado también el castillo de Dénia, donde se van a invertir 375.000 euros en la restauración del Verger Alt y el baluarte Oriental. El 50% de este presupuesto será sufragado por Fondos Feder destinados a la recuperación del patrimonio cultural.
 
En la actualidad el Verger Alt, situado en la parte este del castillo, es una zona de márgenes y bancales, caminos impracticables y con una masa arbórea de 22 pinos en su interior. El proyecto de rehabilitación contempla la deforestación y eliminación de gran parte de la cubierta vegetal de la zona, la eliminación de prácticamente la mitad de márgenes y bancales y excavaciones arqueológicas. Asimismo, se rehabilitará el baluarte oriental del Verger Alt, recuperando los elementos clave en el funcionamiento de esta arquitectura defensiva de época renacentista (siglos XVI y XVII), como la rampa de acceso y el portal de hierro que cerraba el recinto y que se volverá a instalar. En las terrazas de cultivo se unificará la superficie para colocar plafones explicativos de la arquitectura renacentista en el castillo de Dénia.