Se veía venir. La crisis no sólo de resultados si no de juego en el CD Jávea, está pasando facturas. Concebido el equipo para disputar la promoción como mínimo, la derrota en Ollería ha acabado por revolver más aún unas aguas en constante vaivén sólo amainadas por la victoria en Dénia. Pero eso queda lejos y después los resultados y el juego han levantado todas las alarmas. César, Panucci y Ferrán comenzaron viendo el partido en el banquillo.

Juan Carlos pende de un hilo ya muy frágil y este Jávea que bien se parece al Dénia de la pasada campaña, no sigue esa ruta hasta el punto que crea cierto desencanto en el vestuario en el que Panucci el estandarte goleador fichado a bombo y platillo, solicitaba la baja. Sus 15 minutos jugados en Ollería, acrecientan su malestar. El Pego está ojo a vizor, pero obviamente los javienses no le conceden su petición, lo que crea todavía más malestar.

Entre tanto el Pego golea en el campo del Portuarios (1-4) y el Pedreguer sufre la mayor goleada en Alcudia (6-1). Semana por tanto crucial más allá del Montgó.