Del postrer gol de Ferrán Monzó a cinco minutos del final llegó en el 90 el gol de un entusiasta Tous que vino a jugar al pelotazo y celebró el gol como una final. Fue precisamente el central del Dénia quien con un cabezazo al larguero y a bocajarro a poco de comenzar el partido, pudo cambiar el sino del partido. Fue lo único de una primera parte rematadamente mala con un calamitoso arbitraje que puso el colofón tarjetero evadiéndose de tres jugadas reclamadas como penas máximas, alguna de ellas, una por lo menos que debió ser pitada. La segunda parte no fue mucho mejor con un Dénia más decidido en ataque pero sumamente anárquico con a veces exceso de laterales o centrocampistas más estorbándose que canalizando juego. Panucci todavía algo tocado salió demasiado tarde y Poveda fue lastrado por su defensor. Ni los seis minutos de más que dio este pésimo colegiado sirvieron para remontar el empate que no debió nunca consentir una defensa despistada en ese fatídico minuto.
Por otro lado el Jávea se trajo los puntos de Benidorm (0-2).