Juan José Ribes Fornés deja la presidencia de la Cofradía de la Santísima Sangre. Así lo ha anunciado a través del libro de las fiestas patronales en honor a la Santísima Sangre. En unas líneas en las que ha destacado el trabajo realizado durante estos dos últimos años, y no cuatro como debería ser, de todo su equipo, así como de las dos camareras, doña Carmen Buigues y doña María Francisca Iborra, el párroco don José Daniel y las hermanas Agustinas Recoletas.

Cosas a destacar en este ejercicio, que la Cofradía hizo entrega de un cheque de 3.192,97 euros a las hermanas Agustinas Recoletas que serviría para restaurar el retablo de la Santísima Sangre de la Iglesia del Convento de las Agustinas, además se han sufragado los gastos de restauración de la puerta del convento, así como la puerta de San Roque de la parroquia y la puerta que se quemó recientemente. También, se ha dotado a la cuenta para el proceso de Beatificación del Pare Pere de suficientes fondos para poder atender a los gastos que dicho proceso conlleva.