Anoche (lunes) en un twit, el CD Jávea certificaba el rumor que corrió, toda la tarde. Juan Carlos era destituído como entrenador del primer equipo, clasificado con opciones de promoción pero evidentemente con un juego que no convencía ni a dirigentes ni a aficionados.

La pregunta de si este era el momento, viene a cuenta de que habían ocurrido otras circunstancias quizá más decisorias como también era una situación más o menos esperada. Por eso mismo, seguramente a puertas del descanso navideño, aún con los empates frente a Tavernes y Pedreguer, este no era el mejor momento. Pero el fútbol no sabe de esperas cuando la presión tras un esfuerzo económico importantísimo está de por medio, un vestuario candente y una amplia plantilla entre las dos mejores del grupo lo que conlleva más calor al banquillo. Además cuando se toma esta decisión es porque ya tienes relevo desde hace tiempo y cuando lo saben dos, al poco, lo sabe media afición. Tener una plantilla tan poderosa que viene en un tanto por ciento mayoritariamente de otro equipo y más el Dénia, tampoco ayuda,

Así pues, se cierra un capítulo algo convulso, lleno de presión y con decisiones deportivas y resultados y juego sobre todo nada satisfactorios. Lo del turrón vuelve  a hacerse realidad.

Este era el comunicado del CD Jávea: