Todo viene a raíz de una denuncia del grupo provincial de Ciudadanos contra el Alcalde de Xábia por: «prevaricación y/o malversación de caudales públicos”. Esta argumentación la basan los “naranjas a 12 contratos que fueron llevados a pleno con reparos de la interventora municipal, ya que habrían sido fraccionados contrario a Ley.

Chulvi ha respondido con un comunicado en el que literalmente afirma:

“Ante la denuncia de C’s al alcalde de Xàbia, José Chulvi, a cuenta de la gestión económica del Ayuntamiento (firma de facturas con reparos), cabe aclarar lo siguiente:

En primer lugar supone desconocimiento de cómo funcionan la mayoría de los Ayuntamientos de España. Es lógico si se piensa que este partido no tiene apenas alcaldías ni funciones de gobierno relevantes en la Comunitat Valenciana. Si C’s quiere hacer este tipo de oposición tendrá que denunciar a todos los Ayuntamientos de la Comunitat Valenciana. Y explicarle a cinco millones de valencianos porqué se paralizan sus instituciones a cambio de un titular y de situarse en la carrera electoral.

Firmar una factura con reparos no significa otra cosa que autorizar el pago de un trabajo que es preciso realizar cuando aún no se ha sacado un contrato público o se trata de una urgencia. Por ejemplo: durante los temporales del año pasado al día siguiente hubo que traer palas y operarios que limpiaran Duanes y la Avenida del Mediterráneo en un plazo de 24 horas. ¿Qué sugiere C’s? ¿Que no se haga? ¿Que se dejen las piedras y las cañas en la calle tres meses hasta que salga el contrato?

El Ayuntamiento de Xàbia tiene en marcha más de 30 pliegos de contratos públicos para adaptarse al nuevo criterio de Intervención, pero entre tanto no se puede paralizar el día a día del pueblo. Se han de pintar los colegios, reparar el cuarto de máquinas del Pabellón Municipal, pagar los desplazamientos de los clubes deportivos, programar durante las fiestas locales, arreglar aceras… Quienes cobran estas facturas son en su mayoría pequeñas y medianas empresas de Xàbia que han realizado los trabajos. Si se para de golpe su actividad se las aboca al cierre o a practicar despidos.

Por otro lado esas facturas siempre han estado a la vista de todos: técnicos y partidos. Han pasado con luz y taquígrafos por la comisión de Hacienda y por el pleno municipal sin ningún voto en contra. Es significativo que esta acusación venga desde fuera del Ayuntamiento y por parte de personas sin vinculación con Xàbia que nunca se han preocupado por el bienestar de sus vecinos: ningún grupo con representación en el pleno la haría porque todos saben que hay veces que es inevitable que la Administración encargue trabajos de esta manera para funcionar con la eficacia que los vecinos y vecinas de Xàbia se merecen.

En la denuncia se habla de “trocear contratos”. La acusación es tan grave como falsa y de nuevo demuestra que el denunciante no tiene conocimiento de la realidad. No son contratos sino facturas. Los contratos existentes están avalados por los técnicos y a disposición de quien quiera consultarlos. Todos, sin excepción, son legales.

Que C’s quiera entrar en campaña electoral con estas cuestiones es lamentable, porque a quien perjudica no es al alcalde de Xàbia, José Chulvi, sino a las empresas de este pueblo. Y a los vecinos y vecinas que pueden ver que sus necesidades diarias no se solucionan”.