Celebrando la amistad, ese valor atractivo y confuso, impermeable a las grietas de la desilusión, vaporoso como un cáliz que reparte el añejo vino de las certidumbres perecederas.

(Con Yailen, en La Habana de las palabras)