Fue sin duda uno de los condicionantes del partido entre el Dénia y el Vilamarxant. El brutal choque entre Jordi y un jugador rival, en principio dejó más malparado al jugador dianense. Por dos veces perdió el conocimiento sangrando abundantemente, lo que hizo temer lo peor. Atendido por los fisios del Club, cundió la alarma y más con la tardanza de la ambulancia del Samu mientras tapado con una manta acompañado de Vicente y Ada seguía tumbado fuera de la banda en donde Gema Estrela y la madre del jugador vivían con angustia el momento. Lo que significaba perder a un jugador necesario por su posición para la eliminatorio y con la decisisón de dejar a Renzo y Alfi en la grada, quedaban en un segundo plano. Jordi fue hospitalizado y ha pasado la noche en observación hasta que se le da el alta. Pero no fue, el único. El jugador rival también fue hospitalizado con la nariz con múltiples fracturas y un fortísimo golpe en el ojo. Ni siquiera recordaba que el partido se había disputado.