Este fin de semana Jesús Pobre ha acogido, de nuevo, la Festa de l’Escaldà, en su primera edición una vez declarada como Bien de Interés Cultural Inmaterial del Patrimonio Valenciano.

Muchos vecinos se acercaron al RiuRau del Senyoret para conocer de primera mano el proceso de l’Escaldà pero, además, disfrutaron de varios talleres como fueron el de “llata o el de construcción de “canyissos”, lugar dónde se pone a secar la uva.

En total se escaldaron 600 kilos de uva aportada por agricultores locales.

Los visitantes aprovecharon su visita a Jesús Pobre, para comprar productos directamente relacionados con la uva; pasas, vinos, uva. Puestos como el ubicado por la Bodega Les Freses, de Mara Bañó fueron de los más visitados y es que su producto de uva elaborada a los pies del Montgó ha calado con éxito entre los amantes al vino.

Este año y desde el propio ayuntamiento y en colaboración con la Asociación de vecinos y vecinas de Jesús Pobre, repartieron pañuelos en conmemoración con su recién nombramiento como BIC Inmaterial.

De cara al próximo año, Javier Scotto, ha reconocido que una vez se ha logrado que esta fiesta sea declarada BIC Inmanterial, hay que seguir adelante y ha afirmado que para la próxima edición, habrán importantes novedades, como son las “Veles” o “bous”.

Esto es lo que nos decía el alcalde de Jesús Pobre, Javier Scotto: