El Ayuntamiento de Xàbia ha celebrado el 9 d’Octubre como es su tradición desde hace prácticamente un cuarto de siglo; con un acto institucional en el que además de poner en valor la cultura, lengua e historia valenciana se hace un reconocimiento público a las personas y colectivos que toman un papel activo en la mejora de la sociedad local.

El acto, celebrado en el salón de plenos, lo ha presentado Inés Domenech, reina de les Fogueres, en representación de la juventud local y ha arrancado con una exhibición de música y danza tradicional popular.

Vicenta Torres ha sido la encargada de presentar a la asociación ASPANION, galardonada con el premio Vila de Xàbia a la solidaridad. El colectivo de familias de niños y niñas con cáncer tiene una larga trayectoria estatal pero fue hace tres años cuando se asentó en Xàbia de la mano de una familia que atravesó esta difícil situación.

Desde entonces se ha movilizado para recaudar fondos con los que apoyar psicológicamente y cubrir necesidades básicas de los afectados y familiares, así como cooperar con organismos de ámbito social y sanitario que impulsan la investigación médica. Su trabajo es firme y discreto, clave en momentos muy complicados para las personas.

Los asistentes al acto han podido ver unas imágenes en las que se da a conocer la dimensión real de la labor de Aspanion antes de que la presidenta del colectivo a nivel local, Madeleine Powell, haya recogido el distintivo de manos del alcalde, José Chulvi.

La otra protagonista de esta entrega de premios ha sido Isabel Martí Chulià, merecedora del galardón a los Valores Cívicos por su constante y entusiasta trabajo en pro de la recuperación del patrimonio cultural, en concreto el relacionado con la danza, música tradicional y la indumentaria valenciana.

Isabel, nacida en Xàtiva pero vecina de Xàbia durante más de 30 años, ha sido clave en la creación, evolución y gran actividad de difusión cultural que mantiene el Grup de Danses Portitxol. Bailes como los de “nanos”, les Danses del Corpus o la Dansà al carrer Nou plasman algunas de las tradiciones recuperadas bajo su impulso y que hoy son un orgullo para el municipio.

La encargada de presentar a la galardonada ha sido Empar Bolufer, quien ha desgranado algunas anécdotas que hacen intuir la fuerza y entusiasmo de la premiada. Después se ha podido ver un audiovisual que repasa parte de la trayectoria artística y vital de Isabel Martí, quien ha recogido su premio de manos del alcalde y entre grandes aplausos.

Para cerrar el acto, José Chulvi ha felicitado a los dos premiados y pronunciado un discurso que ha puesto de relieve valores comunes de los galardonados, como la valentía y la constancia. También ha tenido un recuerdo para una mujer que en su día también recibió el Vila de Xàbia, la escritora y maestra Carme Miquel, que falleció en junio. “Su ejemplo no dejará de acompañarnos”.

El responsable municipal ha repasado los principales retos que afrontan hoy en día los Ayuntamientos –que cumplen ahora 40 años- y en tono reivindicativo, ha exigido una revisión del financiamiento autonómico y cambios legislativos urgentes que hagan recuperar a la Administración local su autonomía.

“Los valencianos nos sentimos prisioneros de una situación financiera insoportable, sin oídos a nuestras reivindicaciones, sin los recursos que nos corresponden y sin un gobierno estable que palíe estas carencias” ha lamentado el primer edil. También ha puesto voz a la situación que atraviesan todos los ayuntamientos con la Ley de Racionalización de la Administración “una trampa legislativa que castiga a los Ayuntamientos a no poder gastar su propio dinero, a no atender como tocaría a las personas y a no prestar los servicios tan bien como podríamos”.