No importó que estuvieran congelados y cocidos. Es lo que tienen los marisco, sobre todo bivalvos. que esconden algún virus. Hoy la demanda suele ser estar por arriba de la captura en función de los pedidos y ello hace que algunos se provean de, en este caso, mejillones, que pueden no haber pasado por la obligada depuración.

Sea como fuere se ha producido una intoxicación masiva en un Hotel de Xábia por la que se ha tenido que atender a varias decenas de personas. El producto, de origen gallego, se ha detectado y está siendo retirado del mercado por la autoridad sanitaria a pesar de que las indicaciones presentaban una caducidad todavía vigente.

Hay que subrayar que estos virus son autoproducidos por el mismo molusco de ahí que la depuración sea obligada.

Curiosamente esto ha ocurrido cuando comienza la temporada de la clóchina valenciana de tamaño inferior pero sin duda más sabrosa.