Un inspector de la conselleria de Cultura ha estado esta mañana junto al arqueólogo municipal de Xàbia en la punta del Arenal para comprobar si las obras de dragado que se están realizando por parte de una empresa en el canal de la Fontana han afectado al yacimiento arqueológico.

Ambos expertos han revisado los permisos y constatado in situ que no se ha producido ninguna afección a los restos históricos de este espacio que hoy forma parte de la finca San Rafael (en manos privadas por una concesión administrativa) y que albergó una piscifactoría romana datada en el siglo I.