Hasta cuatro integrantes de la estructura del Baloncesto de Denia han sido distinguidos en los últimos días por su excelencia académica durante el pasado curso 2017-18 por la Consellería de Educación tras finalizar sus estudios bien de Educación Primaria como de Secundaria, ya que todos ellos acabaron estas etapas con una nota media de diez.

En los últimos días de febrero se entregaron en el Auditorio de la Diputación de Alicante los reconocimientos a los alumnos nacidos en 2006 que concluyeron de manera sobresaliente la etapa de Primaria.

A dicho acto fueron convocados dieciseis alumnos formados en los colegios de Denia entre los que figuraban Rebecca Fernández Palomares y Martina Roselló Utor del colegio Alfa y Omega así como Guido Grosman Martinez del colegio Llebeig.

Los tres juegan en este importante curso del paso a la ESO en los equipos Infantiles de primer año de nuestra Escuela.

Guido es de ellos quien más años lleva con nosotros ya que entró a formar parte de nuestro colectivo hace ya cuatro años en el inicio de la campaña 2015-16 en categoría Benjamin.

Por su parte Martina y Rebecca han dado este curso el paso de integrarse en nuestros equipos tras jugar durante todo el ciclo de primaria la liga local escolar con su colegio con el que fueron Campeonas Benjamines en cuarto curso y subcampeonas Alevines el año pasado en sexto.
Por otra parte el martes 12 de marzo se entregaron en el Palau de les Arts de Valencia los premios extraordinarios al rendimiento académico a los alumnos más destacados de Educación Secundaria de toda la Comunidad Valenciana, un galardón que reconoce la suma de talento y esfuerzo unida sin duda al apoyo indispensable de las familias y del profesorado que conduce sus pasos.

A esa cita acudieron cuatro alumnos formados en los Centros de Denia siendo uno de ellos Vicent Puigcerver Sanz alumno del colegio Sagrado Corazón.

Vicent nacido en 2002 es todo un veterano de la escuela de Baloncesto pues empezó en la misma en 2008 cuando apenas tenía seis años de edad siguiendo como no podia ser de otro modo una larga tradición familiar que comparte con padres, tíos, primos y como no con su hermano Pau.

Tras pasar con brillantez por todas las categorías base siempre en el máximo nivel de la Comunidad Valenciana este año juega en el equipo Junior de Denia Basquet que ya está en este momento clasificado para la disputa de las eliminatorias por el título de la categoría Preferente y el ascenso a la máxima división Autonómica, objetivo perseguido para poder completar el año próximo todo el ciclo formativo como sin duda merecen él y sus compañeros de generación.

Por último hay que destacar también a Adrián Mallol Moreno alumno de cuarto de la ESO del Colegio Hermanos Maristas nacido en 2003 ganador entre cientos de aspirantes de toda España de una de las Becas de la Fundación Amancio Ortega que le permitirá el curso próximo tener la gran oportunidad de estudiar primero de bachiller en los Estados Unidos o en Canadá.

Adrian cuenta también con mucha experiencia en nuestra estructura pues no en vano empezó a jugar en ella en el año 2010 en categoría Prebenjamín y ha sido parte importante de la notable generación 2003 desde su arranque pasando igualmente por los niveles deportivos más altos de la Comunidad Valenciana en su camino hasta el día de hoy.

Todos ellos son el claro ejemplo de que si se quiere se puede, que es posible ser un estudiante destacado y al tiempo ser un deportista ejemplar formando parte con todo lo que esto implica de un equipo.

Para toda nuestra organización es un placer y un privilegio poder ser parte de sus vidas y compartir con ellos los años en los que se estan construyendo sus sueños viendoles desarrolar todas sus capacidades sin renunciar a nada y siendo un ejemplo de actitud, implicación, caracter y determinación tanto dentro como fuera del campo.

Denia Basquet quiere felicitar a todos los alumnos destacados por la Generalitat en estos premios extraordinarios al rendimiento académico haciéndolo extensivo tanto a sus familias y profesores como a sus entrenadores y compañeros de equipo animando a todos a que sigan adelante con sus formidables proyectos personales de futuro sin dejar de lado nunca el deporte.

La formación integral de la persona precisa no sólo de colegios y universidades sino de estructuras dentro de la sociedad que procuren los medios en los que desarrollar la personalidad y favorezcan la interrelación de los jóvenes en entornos saludables y nobles como el que sin duda procura el deporte.