El gobierno municipal llevará al pleno extraordinario del próximo jueves la modificación de algunas de las ordenanzas fiscales en vigor. Por una parte, se propone una modificación de la ordenanza fiscal del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) consistente en la bajada del tipo impositivo del IBI para bienes inmuebles urbanos del 1% actual al 0,95%. Esta bajada del tipo impositivo comenzará a aplicarse el 1 de enero de 2018.

Asimismo, atendiendo a las demandas expresadas por los vecinos en las reuniones de barrio, se van a incluir modificaciones en la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por expedición de documentos administrativos, concretamente en el epígrafe relacionado con la tarjeta de vehículo de residente, implantada este mismo año en el barrio de Les Roques. Los cambios propuestos reducen a la mitad la tasa de renovación de la tarjeta anual, que se fija en 7 euros. Igualmente se establece que la renovación de la tarjeta anual de aparcamiento de residente para ciclomotores, motocicletas y bicicletas será gratuita. La tasa de expedición de la tarjeta se mantiene en 14 euros.

Por último, la modificación de las ordenanzas fiscales introduce un cambio formal, que no de fondo, en la descripción de las tarifas de la tasa por la recogida, transporte, tratamiento y eliminación de los residuos sólidos urbanos, en cumplimiento de la normativa autonómica. Y es que a partir del próximo año se especificará al usuario qué parte del total abonado se destina a la recogida y transporte de residuos y qué cantidad se invierte en el tratamiento y eliminación de estos residuos. Por ejemplo, en la tarifa residencial, la que abonan las viviendas de carácter familiar y de ocupación temporal y de recreo, la tasa de basuras continuará siendo de 125 euros, de los cuales se especifica que 88,75 euros se destinan a la recogida y transporte y 36,25 euros al tratamiento y eliminación.