La XX edición de la Escuela de madres y padres “Educando para prevenir” que organiza la Concejalía de Bienestar Social concluyó el 13 de febrero pasado, con la entrega de los certificados de asistencia a las personas participantes.

En el cómputo global de las cinco sesiones de la escuela, impartidas durante enero y febrero, han participado un total de 60 madres y padres, con una media de 30 a 40 personas por sesión. Se observa un incremento de la asistencia respecto a años anteriores, producto, entre otras causas, de una mayor sensibilización por parte de las familias en referencia al importante papel que juegan en la socialización de los más jóvenes.

Atendiendo a las respuestas del cuestionario de evaluación que se entrega a los participantes, la valoración global del curso es muy positiva, de un 9’47 sobre 10. Los padres y madres participantes han valorado con una puntuación elevada la profesionalidad de los ponentes, el interés y la utilidad de los contenidos trabajados. También ha valorado muy positivamente la organización y el hecho que las exposiciones han sido claras y de comprensión fácil.

Durante las sesiones se ha trabajado la información sobre drogas y cómo actuar ante la detección de consumos; normas y límites desde la educación familiar con el adolescente; la adolescencia como etapa de riesgos y aprendizajes; como mejorar la comunicación con los hijos o hijas y la potenciación de sus habilidades sociales para la vida y orientaciones para un uso adecuado de las nuevas tecnologías y aspectos legales asociados.