Si un jugador fue uno de los más reclamados por la afición dianense, este fue Fayé. Su rapidez, olfato de gol y calidad innegable, le dieron un plus ante la afición y el equipo se benefició en la época dorada de las promociones con Gema Estrela como Presidenta. Pero las lesiones no le respetaron y luego puro rumbo a Jávea donde no llegó a recuperar esa marcha que tanto le significó.

Ultimamente no ha abandonado el Diego Mena, primero como espectador mientras se recuperaba, luego como uno más en los entrenamientos hasta que su prueba de fuego será ponerse a las órdenes de Esteban. Es evidente que si Fayé recuperara su forma, sería un refuerzo importante para cumplir los objetivos del Club.