Inesperadamente ha fallecido Maruja Mata, una mujer referente de la cocina y la hostelería dianense, conocida no sólo en esta, si no en todo el mundillo gastronómico de la Marina Alta y mucho más allá.

Maruja, madre de Eric y Jean Michel, sus nietos Eric y Verónica e hija política Isabel, ha entregado su vida a la profesión entre las paredes de la cocina. Especialmente en el Restaurante Bona Platja donde junto a su marido, el también malogrado Jean Pierre Barber, abrieron las puertas de su «casa» a medio mundo de nativos y veraneantes nacionales e internacionales. Recibió muchos reconocimientos a lo largo de su vida y enseñó el amor por la profesión a su familia. Además siempre regalando su eterna sonrisa y su extraordinaria bondad.

Con Maruja se va otra histórica curiosamente en el día de la mujer.

La hostelería y el sector empresarial están de luto. Dénia también.