La reunión interdepartamental de este jueves rubricará la apertura de las terrazas de los bares, medida que ha impulsado la indignación del sector por discriminatoria por parte de aquellos locales que no la tienen y que deberán esperar 15 días más. Para entonces se permitiría con aforo reducido al 30 por ciento, la ocupación en interiores. Esta es la intención del Consell y que se acompañara de la decisión del horario de cierre, seis u ocho de la tarde. Aquí los hosteleros reclaman la extensión hasta el toque de queda, actualmente las 10 de la noche.