En el transcurso de la celebración de la Sea Weekend de Xàbia, ayer por la tarde se celebró una mesa redonda que bajo el título, “LIC de la Marina Alta: ¿Amenaza para el turismo náutico?, pretendía informar sobre este proyecto. La mesa fue moderada por el director comercial de Marina Nou Fontana, Ricardo Burriel, y en ella participaron Tomás Franco, vicepresidente de la Asociación de Empresas de la Playa del Arenal, Rafa Arocha, vicepresidente de los clubes de buceo de la Comunidad Valenciana, Gabriel Martínez, presidente de la Agrupación de Puertos Deportivos y Turísticos de la Comunidad Valenciana y Miguel Mena, presidente de la Asociación de Amarristas Públicos de Xàbia.

El proyecto del nuevo Lugar de Importancia Comunitario (LIC) tiene como finalidad regular una serie de usos del espacio marítimo enmarcados desde la playa del Arenal de Xàbia hasta el Cap d’Or de Moraira. “Hemos intentado que esta mesa de debate fuese lo más plural posible y por eso hemos invitado a todas las instituciones públicas que tienen algo que ver en esta iniciativa, sin embargo han declinado su asistencia”, señaló Ricardo Burriel. Los LIC son gestionados por el Ministerio Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Pero el de la Marina Alta ha sido considerado, por el propio Ministerio, como una excepción y por ello ha contratado a una empresa externa para que elabore un informe. Se están realizando una serie de talleres participativos y en el mes de julio esta empresa francesa deberá tener acabado el informe, para en el mes de agosto presentar las alegaciones al mismo.

Algunas de las medidas que se proponen relacionadas con la navegación y el fondeo son: Cerrar el paso de embarcaciones de motor (excepto pesca profesional) desde el Cabo San Martín hasta la isla del Portixol; cerrar el paso por el estrecho de la isla del Descubridor; prohibir el fondeo de embarcaciones en zonas de posidonia y fondos coralígenos a excepción del que se realice en boyas ecológicas; prohibir el fondeo de embarcaciones en toda la zona del LIC si no se realiza en boyas. También se han propuesto medidas relacionadas con el buceo recreativo y la pesca tanto deportiva como profesional.

“Nosotros somos una zona de relevancia en la náutica de recreo y generamos el 1% del PIB de España”, aseguró Gabriel Martínez. El presidente de la Agrupación de Puertos Deportivos añadió que en la zona de la Marina Alta alrededor de 2.000 familias viven de la náutica. “Esta actividad tiene la capacidad de generar empleo en ciudades muy pequeñas y en estos momentos se considera como un sector estratégico. El proyecto del LIC es un tema que debe tratarse con mucho cuidado, no puede hacerse sin saber los problemas que puede acarrear. Nos hemos puesto a resolver un problema inexistente”.

Por su parte, Rafa Arocha, comentó que “cuando se regula la naturaleza desde un depacho, los resultados pueden ser inesperados. Todos tenemos claro que el uso de la zona marítima hay que cuidarla, pero el proyecto debería estar orientado a la educación y no a la prohibición. Además, el estado de la posidonia en nuestra zona está muy bien, no le ocurre nada que indique que está sufriendo daño”. En este sentido, Miguel Mena, dijo que “claro que hay que respetar y proteger los fondos marinos, pero debe hacerse implanando medidas y no prohibiendo”.

Para finalizar, Tomás Franco, vicepresidente de la Asociación de Empresas de la Playa del Arenal, aseguró que “el turismo que tenemos en esta zona es de calidad y desde hace años hemos estado impulsando medidas para conseguir la excelencia, medidas de este tipo nos pueden afectar de una manera muy directa”.