El Ajuntament de Dénia ha celebrado hoy el acto conmemorativo del Día Internacional de la Mujer. Un buen momento, según ha señalado el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, “para reflexionar sobre los avances conseguidos, pedir más cambios y celebrar la valentía y determinación de mujeres de a pie que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades”.

“Ejemplo de esta valentía y firme decisión”, en palabras de la concejala de Igualdad, Elisabet Cardona, es la mujer que hoy ha recibido el reconocimiento del Ajuntament de Dénia y del público que llenaba la Sala de Plenos del consistorio, Enriqueta Borrás Faus, la primera mujer que se incorporó a la Policía Local de Dénia hace ahora 30 años.

En su acceso al puesto, según ha explicado Cardona, se encontró con tribunales “hostiles” y una vez incorporada, sintió más de una vez el rechazo de sus propios compañeros por el hecho de ser mujer, toda vez que tuvo que lidiar con dificultades estructurales, como la falta de duchas y vestuarios para mujeres, vigentes en aquella época en un servicio que prestaban exclusivamente hombres. La concejala de Igualdad ha remarcado que Enriqueta Borrás “fue y es ejemplo para otras mujeres, a las que abrió camino en esta profesión”, concluyendo que “su valentía y firme decisión son las mejores herramientas para alcanzar la igualdad en un cuerpo todavía masculinizado”.

El inspector de la Policía Local de Dénia Vicente Pérez Vidal, que ingresó en el cuerpo a la vez que Enriqueta Borrás, ha destacado de la que fue su compañera “su profesionalidad, valentía y decisión”. Vidal ha recordado algunas anécdotas de este tiempo trabajado en común y ha reivindicado acción e implicación de todos los responsables –gobierno, IVASPE, mandos y plantillas- “si queremos conseguir la igualdad en la Policía Local”.

Enriqueta Borrás, que ha estado acompañada en este acto de homenaje por su familia, el jefe de la Policía Local de Gandia, donde trabaja desde 2004, y la concejala de Seguridad de la capital de la Safor, Angels Pérez Alarte, ha recibido un diploma de reconocimiento y, emocionada, se ha declarado “orgullosa de haber formado parte de esta historia” y ha felicitado a todas las mujeres de los cuerpos de Seguridad “porque se esfuerzan día a día en la superación de obstáculos”.

Medidas para la igualdad real

Minutos antes del homenaje a Borrás se ha dado lectura a la declaración institucional del Día de la Mujer consensuada por el Consell de les Dones de Dénia. Han participado representantes de las entidades que integran este órgano: la Xarxa de Dones, Asociación de Amas de Casa, UGT, Centro Mujer Dénia, Matria Associació de Dones, Infodona, CCOO, UNED, Diyafa y la concejala de Igualdad.

El texto destaca que el 8 de Marzo es momento de celebrar la conquista de derechos para mujeres de todo el mundo y los avances en igualdad, pero es, sobre todo, “un día para poner de manifiesto los derechos que aún nos faltan por alcanzar”. Ha recordado la “enorme responsabilidad” que tienen las Corporaciones locales en la lucha contra la desigualdad, responsabilidad en “eliminar todos los obstáculos que dificultan la igualdad entre mujeres y hombres y en conseguir una Ciudadanía Plena, donde todas las personas disfruten al menos de una vida en igualdad de condiciones”.

El documento denuncia que “no existe aún una igualdad real” y para alcanzarla propone “tres esferas interrelacionadas: corregir la situación socioeconómica, luchar contra los estereotipos machistas y todas las manifestaciones de violencias machistas y trabajar por el fortalecimiento de la representatividad y la participación de las mujeres”.

La declaración exige un plan preventivo en los medios de comunicación, “que son indispensables para la reconversión social”, apuesta por impulsar un gran pacto institucional, político y social contra la violencia de género y reclama una sociedad “de mujeres y hombres que puedan soñar con hacer realidad sus proyectos vitales, sus proyectos profesionales, que tengan la posibilidad de decidir qué quieren estudiar, dónde quieren vivir, qué tipo de familia quieren construir, a quién quieren amar con plena libertad”. Una sociedad, concluye, “en la que las mujeres vivan libres de violencia, en la que nadie se queda fuera, en la que nadie se queda atrás. Siempre contra el machismo”.