A mediodía de este viernes, el viento con rachas que llegaron a superar los 90 kilómetros hora, ya obligó a cortar el tráfico en la Avenida Joan Fuster entre la calle Diana y el Camí Pou de la Muntanya. Horas antes, el Ayuntamiento dianense ya había cerrado los parques de Torrecremada y los accesos y el mismo Castillo.

Pero se han seguido sucediendo problemas como caídas de ramas y desplazamientos de vallas y señalítica que como en caso de la Plaza Jaume I, también obligó a la policía local a cerrar la plaza.

Uno de los sucesos más grave ocurrió en plena calle M.de Campo donde literalmente en el cruce con Carlos Sentí, una plancha metálica, voló literalmente.

Muchos árboles jóvenes han sido dañados, alguno caído en plena calzada, dificultando el paso de vehículos y obligando a la intervención de bomberos.

También el mercado de fruta y verduras de los viernes ha tenido que ir retirando los puestos de venta.

AEMET había declarado la alerta naranja que se mantiene tanto para tierra como amarilla por avisos costeros.