En la primera reunión de este año, realizada por la Federación Española de Asociaciones de Puertos Deportivos y Turísticos (Feapdt), se ha constatado que el ejercicio pinta muy difícil. “Es verdad que nuestro sector ha atravesado otras crisis y además estamos entrenados por la presión que supuso 2020”, asegura Gabriel Martínez, presidente de la Feapdt.

Los puertos deportivos españoles están planificando acciones de futuro para recuperar el tiempo en cuanto la situación de crisis actual mejore. En 2020 la actividad del sector ha bajado entre un 35% y un 40%. “Es necesario trabajar en la próxima temporada turística, con la finalidad de paliar las pérdidas. Aunque es verdad que todo dependerá de las circunstancias provocadas por la pandemia”, apunta Martínez.

La náutica ya demostró en la temporada de 2020 su capacidad de supervivencia. Y, los responsables de los puertos están convencidos que este sector saldrá reforzado ya que el tema de la seguridad se garantiza totalmente en el turismo náutico. “El verano pasado pudimos comprobar que muchas personas se acercaron por primera vez a la náutica y esto lo debemos valorar como algo muy positivo”. Una de las propuestas en las que se trabaja es incorporar mejoras tecnológicas, muy fáciles de aplicar.