Partido Popular de Dénia presentó ayer una nueva batería de medidas para apoyar a ciudadanos, autónomos y pymes en la ciudad, y de nuevo el equipo de gobierno del PSOE volvió a decir que no.

En la reunión mantenida ayer por los portavoces municipales en torno a la situación generada por el COVID como consecuencia de esta 2ª ola, desde el Partido Popular reclamamos la suspensión de determinadas tasas municipales de cara a 2021, como la de Ocupación de Vía Pública o la de apertura de nuevos negocios, y al menos hasta que las circunstancias económicas sean más favorables. Son dos medidas que están encaminadas a aliviar la carga impositiva de los emprendedores y facilitar así la continuidad de cientos de puestos de trabajo y la creación de nuevos empleos.

 A estas propuestas, el equipo de gobierno volvió a contestar que no, porque “no se plantean suspender ninguna tasa, ya que su único planteamiento es bonificarlas, siempre y cuando sea procedente”.

 Esta afirmación resulta en que de los 4000 negocios que hay en Denia, sólo 132 han presentado la solicitud de bonificación a las ayudas que se aprobaron durante el mes de agosto. Es sorprendente que, a pesar de los cierres obligados por el confinamiento y las medidas restrictivas en cuanto a aforos, tan solo un irrisorio 3% del total haya podido cumplir con los requisitos establecidos en las ayudas para poder presentarlas.

 Según el PP quedó muy clara la falta de sensibilidad del equipo de gobierno con la situación extrema que están viviendo los emprendedores de esta ciudad, y dada la negativa a suspender las tasas, desde el Partido Popular propusieron que al menos rebajaran los requisitos establecidos para acceder a las ayudas para que puedan llegar a más personas.

 Los Populares han pedido también el estudio personalizado para la compatibilidad de licencias de los locales de ocio nocturno como cafeterías. En este caso, resulta que muchos de estos locales solicitaron su licencia en el año 2016 y a día de hoy aún no la tienen resuelta.

 Esta cuestión relacionada con el tema de las licencias merece un punto y aparte.

Desde el Partido Popular, llevan mucho tiempo denunciando la paralización total del departamento de Urbanismo, y esto es solo una prueba más de ello.

Licencias presentadas hace cuatro años que no se han resuelto aún y la incapacidad del equipo de gobierno para gestionar y administrar la ciudad de forma eficiente. No todo es achacable al COVID. En 2016, 2017, 2018 y 2019 NO había COVID ni restricciones, ni confinamientos ni toque de queda. Y, aun así, no han sido capaces de resolver estas licencias.

 Finalmente, en la reunión de portavoces, desde el Partido Popular, han solicitado que, a falta de una rebaja, el recibo del IBI permaneciera intacto para el próximo año, sin las subidas porcentuales que se vienen aplicando anualmente. En este único caso, la respuesta ha sido afirmativa.

María Mut Mezquida