Llevamos tiempo viendo como este equipo de gobierno está realizando una serie de intervenciones en nuestras calles, unas motivadas para generar más espacio para los viandantes, con motivo del COVID-19, y otras para mejorar, renovar y/o adecuar las vías y aceras con mayor desgaste, bien sea por el tiempo, bien sea por el tráfico que soportan.

Desde el Partido Popular apoyamos que cualquier actuación destinada a mejorar el entorno urbano siempre y cuando se tenga en cuenta la idiosincrasia propia de esta ciudad, que acaba de salir de un encierro de meses y cuyos principales ingresos provienen del Turismo.

Hasta que se consiga una desestacionalización efectiva, que aún está lejos, los meses de verano conllevan una fuerte subida de la población. Lo que en principio es bueno para la economía municipal, obviamente provoca un mayor aumento del tráfico e incomodidad en el acceso al centro urbano, que no debería verse aún más obstaculizado por la ejecución de obras, dado que un año tiene doce meses, y de ellos, hay al menos diez en los que las obras serían más llevaderas a todos los niveles.

Asimismo, entendemos que los recursos son escasos, por lo que creemos que deberían utilizarse para mejorar todos los barrios de la ciudad, dando prioridad a aquellos que se encuentran más degradados por el estado de sus aceras, la carencia de alumbrado, el asfaltado deficiente y lleno de baches, mobiliario urbano dañado o inexistente…. Es obvio que todos los barrios tienen sus problemas, por ello no entendemos qué sentido tiene centrar el gasto en una zona, el centro, que comparativamente está bastante mejor que el resto de la ciudad, y que, además, según lo que hemos visto publicado en prensa y en redes sociales, rechaza las actuaciones propuestas por el Equipo de Gobierno.

Por ello hemos propuesto al pleno diversas alternativas en las que invertir la subvención de la Diputación de Alicante que mejorarían la calidad de vida de todos los vecinos sin entrar en confrontación con ninguno de ellos, por ejemplo:

–        Un ambicioso plan de asfaltado en Montgó y Les Rotes.

–        La ampliación de la zona de seguridad (COVID-19) para peatones a todos los barrios.

–        Estudio y ejecución de alumbrado público en aquellas zonas de nuestro municipio que aún carecen de un servicio tan básico.

–        Revisión de alcorques de la ciudad y reposición del arbolado en aquellas zonas que lo precisen.

–        Ejecución de ramales de alcantarillado en zonas que todavía no disponen del mismo.

Estos y otros muchos más proyectos podrían acometerse con los fondos de la Diputación, serían bienvenidos por la ciudadanía, que es quien a quien realmente pertenece este dinero, y llevarían a Dénia al siglo XXI. Lo malo es que a lo mejor no generarían tantos titulares ni tendrían tan buena foto, y parece que eso les importa más al grupo municipal del PSOE que el hecho de poder mejorar efectivamente la vida de los vecinos de esta ciudad.

María Mut Mezquida