Juan Caravaca, su obra, su trabajo, su exposición sobre una pintura que hemos de saber interpretar. Es lo que nos enseñó a lo largo de la charla que realizó en KNOWHERE de Dénia en la tarde del 24 de Enero y de la que me siento especialmente agradecido, porque logró llevarnos de la mano para entender esos bosques que dejan paso a nuestra imaginación y consiguen adentrarnos entre los frondosos árboles por los que se cuela rayos de luz y enigmáticas sombras.

Así puede uno comprender cómo un cuadro puede realizarse a lo largo de nueve meses y ha de ser pintado al óleo para que admita trazados a lo largo de semanas y semanas. Su charla también nos escenifica la necesidad del equilibrio, la compensación de las luces, el imaginado de las sombras, el escape del lienzo, como lo hace el propio bosque que no admite límites ni fronteras. El modo de estilizar sus líneas, la forma de cambiar sus bosques nos van a indicar la evolución de su obra y la tendencia hacia la que camina.

Ha tenido que salir de la tierra que le vio nacer en los años 70 pasearse por algunos lugares de Europa, exponer en algunas de las galerías de Amsterdam, Lisboa, Bulgaria, Italia, Dusseldorf de Alemania etc. para volver reconocido, ahora sí, entre sus gentes y paisanos. Próximamente lo hará en Dénia, a mediados de Marzo, en el Museo de la Estación.