Podría ser un mal menor si finalmente el desastre del derribo por un tornado de parte del Pabellón de Dénia, sirviera para construir uno nuevo de acorde a la ciudad. Este Pabellón apenas podía albergar a todos los equipos y deportistas por su antigüedad y sus mínimas prestaciones (40 años). Esto lo tendrán que decidir los técnicos, si bien el alcalde Vicent Grimalt asegura que sería más costoso reconstruirlo que hacer uno nuevo. Porque no sólo ha volado la cubierta si no porque además ha levantado el piso y derribado una pared, un pequeño tornado que siguió una dirección fija y que acabó afectando también al CDT.

Por su parte el Concejal de deportes Raúl García de la Reinaha afirmado que las oficinas se trasladarán de momento a las oficinas de Les Portelles y que se solicitará a los pueblos vecinos que echen una mano para que los equipos puedan competir en sus instalaciones. La pista de atletismo y el campo de Rugbi sí podrán utilizarse en cuanto se retiren todos los materiales que no ofrecen seguridad.

Será en las oficinas de Les Portelles donde se podrán seguir completando las matrículas de las distintas Escuelas Municipales. Afortunadamente la perpendicularidad del tornado no afectó para nada al Pabellón de Joan Fuster, pero sí al Club de Tenis cuyos desperfectos han sido terribles.

El Conseller de Obras Públicas Arcadi Espadas anunció que visitaría el Pabellón esta misma tarde noche.