1. En 1986 un grupo de empresarios locales tuvo la idea de construir un campo de un extraño deporte para la Comunidad Valenciana en los años 80, que era el golf.

La denominación «La Sella» vino dada porque la primera casa club abierta en 1990 estaba situada en la partida La Sella del municipio de Pedreguer, donde 4 de los 9 primeros hoyos se convirtieron en la semilla de la afición al golf del público local y en el reencuentro de un gran grupo de socios extranjeros con este deporte.

Un destacado chaval de sólo 22 años, José María Olazábal, iba a ser el bastión del campo de golf, diseñando el recorrido inicial y creciendo profesionalmente junto con los trabajadores de La Sella.

En 1992, tras dos años de grades riadas y a pesar de la gota fría, se consigue inaugurar los 9 segundos y una casa club adelantada a su tiempo en el diseño, con un número de 50 socios de todos los países del mundo: Reino Unido, Países Nórdicos, Alemania, Suiza y un número de españoles que iba creciendo tímidamente.

José María Olazábal vuelve de nuevo a esta su casa en el 2000 con el encargo de la ampliación a 27 hoyos.

El resultado de todo este proceso, es una parcela verde a partir de 800 pequeñas parcelas en una sola, que suponen todo un reto para el golfista amateur y profesional.

El viento en La Sella

Distinguimos los tres recorridos de 9 hoyos, los 18 ya existentes y los 9 nuevos, en tres colores y con los nombres de los vientos de su posición geográfica.

Llebeig. Los 9 primeros se orientan hacia el Sur. En valenciano, esta denominación es la del viento cálido del Sahara, que provoca masas de aire tropical y seco.

Gregal. El segundo recorrido de 9 nos lleva hacia el Este y debe su nombre a que los antiguos seguían este viendo para ir a Grecia.

Mestral. Es el viento procedente del Norte, frío y temido por los agricultores, y hacia el que los 9 nuevos hoyos están orientados.

  1. José María Olazábal diseña la actualización del recorrido de La Sella Golf . El objetivo es facilitar las acciones de quienes vienen a jugarlo de forma cotidiana . Mención especial para su máximo grado de respeto medioambiental en un entorno ecológico de primer nivel al situarse en el preparque Natural del Montgó

El golfista José María Olazábal, avalado por una trayectoria que lo convierte en referencia imprescindible dentro del golf español y mundial, ha acudido a La Sella Golf para supervisar la transformación y actualización del recorrido alicantino, el primero que realizó -en concreto en 1990- en su faceta como diseñador.

“Trabajar de nuevo con Pepe Bañó treinta años después de empezar a diseñarlo, para modernizar las instalaciones, está siendo una experiencia emocionante”, manifiesta José María Olazábal.

Después de tres décadas, la masa social del club y sus usuarios son diferentes. Como en el resto del país, cada vez más mujeres y gente joven son usuarios de la  La Sella Golf, que apuesta por ponerse al día.

“Vamos a modernizar el campo de golf de La Sella, vamos a actualizarlo con el objetivo de facilitar las acciones de quienes vienen a jugarlo de forma cotidiana”, manifiesta José María Olazábal antes del comienzo de las obras, centradas en la creación de nuevos tees de salida para las señoras y en realizar un cambio sustancial en el sistema de riego, que tendrá una incidencia directa en la mejora del mantenimiento del campo de golf durante todo el año.

“Aprovechando esas obras, se van a realizar asimismo algunas modificaciones que faciliten en algunos hoyos el juego de los amateurs”, continúa José María Olazábal, quien tiene por seguro “que estas modificaciones se van a agradecer. Todas las obras llevan su tiempo, y por eso hay que tener paciencia porque estoy convencido de que al final va a merecer la pena”.

José María Olazábal se encargó en su día tanto del diseño de los 18 hoyos iniciales como de la ampliación efectuada en 2010 a los 27 actuales, que distinguen a La Sella Golf como el campo más grande de la Costa Blanca.

El golfista vasco puso entonces mucho empeño en la utilización de especies mediterráneas de fácil crecimiento y adaptación a la zona con objeto de elevar al máximo el respeto medioambiental donde se ubica La Sella Golf, un entorno ecológico de primer nivel al situarse junto al Parque Natural del Montgó, lugar de especial biodiversidad.

La supervisión y actualización del arbolado de los últimos 9 hoyos, que al estar ubicados junto al linde del Parqué Natural no tiene ni una sola casa junto al recorrido, forma también parte de las responsabilidades asumidas por José María Olazábal en esta nueva fase de modernización del recorrido alicantino.

Recordar que La Sella Golf cuenta con una Declaración de Interés Comunitario, los pertinentes permisos de las Consellerías de Medio Ambiente, Territorio, Transportes, Cultura, la certificación ISO 14001 e incluso un informe favorable de la Gestión de espacios de la Comunidad Europea. Además, usa para su riego agua residual reciclada.

Entre las instalaciones de La Sella Golf destaca una nueva y vanguardista cancha de prácticas y una Escuela de Golf –integrada desde 2016 dentro del plan de Escuelas Deportivas Municipales de Dénia– en donde aprenden a jugar anualmente centenares de niños y niñas, con mención especial para el paso de Leticia Ras-Anderica, Natasha Fear y Carla Herrero, profesionales de golf y renombrada amateur dentro del golf español, respectivamente.

Además, La Sella Golf ha sido designado sede torneos amateurs y profesionales de referencia nacional e internacional, de concentraciones técnicas del más alto nivel –con presencia de los equipos nacionales juveniles de golf–, además de organizar la Final del Circuito Lacoste Promesas, la Final de las Liga Nacionales Juvenil y Familiar PGA y las Jornadas de Orientación de Rookies del Ladies European Tour, una iniciativa ésta última promovida por el Circuito Europeo Femenino Profesional.