El Gobierno ha dado un nuevo paso para que el próximo 1 de enero de 2020 se suprima el cobro de peaje de la AP-7 en el tramo comprendido entre Tarragona y Alicante al concluir en esa fecha el contrato de concesión que tienen con Abertis y volver al Estado.

El Ejecutivo aprobó en el Consejo de Ministros del pasado viernes sacar a concurso los trabajos de mantenimiento que a partir del próximo año el Estado tendrá que realizar en la vía, que supondrán un importe de 129,17 millones de euros.

Fomento ha descartado que este proceso vaya a tener impacto alguno en los actuales trabajadores de las autopistas. Según Fomento, estos empleados se subrogarán en los nuevos contratos de concesión que se han licitado y se contratarán en los próximos meses.

En el caso de la AP-7 la medida de levantar los peajes beneficiará a los 20.150 y 17.466 conductores que cada día circulan por cada uno de los tramos de la primera de las vías, el comprendido entre Tarragona y Valencia, y el que enlaza esta ciudad y Alicante.

A partir del próximo 1 de enero, una vez que dejen de cobrar peaje, esta autopista pasará a formar parte de la red de carreteras del Estado de uso gratuito. En paralelo Fomento gestiona actualmente nueve autopistas de peaje, las que quebraron durante la crisis y tuvieron que ser rescatadas por el Estado.