Tras unas semanas de la celebración del Festival Gastronómico D*na de Dénia, hoy ha sido el momento de hacer un balance oficial de cómo ha ido esta segunda edición.

En total se han cocinado 1.200 tapas diarias, en cada uno de los 18 stands de restauradores. Es decir, los participantes consumieron al día 21.600 tapas, lo que supone unas 43.200 en los dos días.

El Festival Gastronómico D*na ha tenido un impacto económico de más de un millón de euros y ha tenido mucho alcance no solo a nivel local y nacional, sino también internacional.

El alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, ha adelantado que “hemos logrado posicionar nuestra ciudad y nuestra gastronomía en un plano internacional muy elevado”, a lo que ha añadido que se seguirá en la misma línea.

El poder controlar la masificación de gente en este segundo festival ha confirmado que tanto asistentes, como participantes disfrutaran más durante esta edición y esto se ha visto reflejado en una encuesta que se ha pasado desde las oficinas de UNESCO. El comisario de este festival, Quique Dacosta, ha confesado que se muestra “optimista con la evolución de este certamen” pero también “optimista en que se trata de un certamen que da posibilidades a todas las personas ya sea artesanos, productores o pescadores”.

La delegada de la Ciudad Creativa de la Gastronomía, Pepa Font, ha insistido en que Dénia se diferencia de otras ciudades que puedan celebrar un evento gastronómico y es que Dénia es Ciudad Creativa de la UNESCO, algo que permitió que ciudades como Parma y Bergen estuvieran en el D*na.

Ante la pregunta, ¿cuando se celebrará la próxima edición del D*na? Tanto alcalde, como comisario han recalcado que las intenciones son que vuelva el festival gastronómico en un año, eso sí, con el mismo sello de calidad, a lo que Dacosta ha hecho hincapié “si este evento pierde calidad no tiene razón de ser”.