El buque de la Naviera Balearia que encallara en la bocana de entrada al Puerto de Dénia, está sufriendo las consecuencias del temporal marítimo. Tras tres semanas en la que primero fueron las maniobras complicadas de extraer los 70 vehículos que transportaba y luego la decisión de desmontarlo pieza a pieza en el mismo lugar, ha llegado el temporal que no sólo ha complicado y retrasado dicha acción si no que el fuerte oleaje lo a escorado unos metros más allá de la bocana.