El rastro de la tormenta del sábado en Dénia recordaba algún agosto lejano en el tiempo e inesperado para estas fechas. La tromba de agua y además duradera nos deja un parte algo más habitual en la capital comarcal en fechas más avanzadas. Y si AEMET ya advertía con la alerta naranja, se superaron los pronósticos y hoy se reportan más de 100 litros caídos en unas dos horas desde las cinco de la tarde.

Como siempre, los lugares tradicionales sufrían las consecuencias de la tromba de agua y el viento. Las redes sociales se llenaban de vídeos y fotografías con escenas harto explícitas. Especialmente las del grupo San Andrés donde la altura del agua acumulada llegó a cubrir casi a los coches aparcados en la zona. Bajos inundados, caminos cortados, el Camí de Gandía, la Marineta, es decir, lo de siempre, pero además agravado en la AP7 con retenciones kilométricas en la marcha de fin de semana y vacaciones.

El descenso de más de 13 grados en los termómetros acompañó a esta episodio que hoy es todavía perceptible en todos los sentidos.