Mucha añoranza en algunos por la vuelta al Rodat donde el Dénia goleó a un débil Enguera. Aún siendo muy flojo el rival, se agradece que los dianenses no dejen de pisar el acelerador y se machaquen en banda. Así se convierten en un equipo muy difícil de superar. Más cuando el juego directo se acompaña del gol.

Un inspirado Roberto Navarro (quien tuvo retuvo) fue el autor de dos de los cuatro goles que marcaron los amarillos. Uno de ellos, el primero, de gran calidad ajustando el balón por la escuadra. Era el 2 – 0. Antes a los 6 minutos Santafé abrió el camino de la goleada. Antes del cuarto de hora ya habían subido al marcador (este sí funcionaba) dos goles. El tercero llegó a los 21, por fin obra de Koke que se batió el cobre destacadamente. Ahí bajó la intensidad y el Enguera se dejó ver sin peligro.

En la segunda parte comenzaron dominando los visitantes pero con el mismo signo. Además los arreones del Dénia seguían llevando. Así en una contra y en el 58, volvió a aparecer Navarro con un gol de delantero listo. Y pudo marcar el esperado hat trek pero fue generoso y se perdió la ocasión de marcar una manita.

Desde luego, vista la alineación y los cambios, Esteban maneja con toda credibilidad al equipo.