Seguramente y aunque sumar fuera siempre es bueno, se esperaba más del Dénia en campo del penúltimo clasificado. El empate le sigue manteniendo en mitad de la tabla con un calendario que debiera aprovechar al máximo ya que el próximo rival es otro en puesto delicado, el Alcasser.

En Sueca sólo cambió la entrada de Ribes. Esta vez el dúo Navarro – Koke no funcionó como en El Rodat. El partido fue muy anodino con una primera mitad sin goles, y es que la pólvora estaba mojada.

En la segunda mitad llegaron las pocas ocasiones con Kevin, Jaime y Josep en el campo. Pero el gol llegó de los locales en el cuart de hora final. Afortunadamente a falta de cinco minutos volvió a aparecer Jordi y con el empate a uno ya no hubo más que contar.

Ahora el Dénia es 10° con diez puntos de ventaja sobre el descenso a dos del Pego y superando al Pedreguer.