Minuto 92, el partido va a concluir con un Dénia que merecía la victoria, pero un centro llega a la cabeza de Panucci que de un gran testarazo consigue el gol de la victoria que fue celebrado como pocas veces.

Fue otro Dénia, más junto, más motivado y con el mono de trabajo puesto. Con una defensa sin un sólo desliz, Diego Miñana dió la manija a un Beibel más confiado que dio muestras de la calidad por la que fue fichado. Trabajo y más trabajo para un campo más pequeño que el Diego Mena de cesped natural en el que el portero saca siempre de portería a portería. Pero los dianenses sabían a lo que jugaban y cumplieron con el reto de revertir la situación. Además con una motivación irreprochable.

Ya en la primera parte, Luis Domenech sacó una de sus clásicas faltas que acabó con el balón en la madera. En esta mitad los dianenses controlaron el partido y lo siguieron haciendo en la segunda parte. Jordi algo tocado fue sustituído por un Javi aún no al cien por cien. Los cambios se hicieron prácticos y en su momento. Santafé suplió a un Beibel algo cansado y le dio temple al partido para dar el arreón en los 10 minutos finales para marcar un gol que vale su peso en oro para jugar los tres próximos partidos en casa, el próximo el jueves a las 12 del domingo ante el Monte Sión, partido aplazado en su día antes de recibir al Pego y al Jávea que empató en esta jornada en casa del Monte Sión (1-1).