El partido respondió a las expectativas por enfrentarse dos equipos con las máximas aspiraciones a disputar la promoción. Un encuentro que tuvo dos partes muy distintas y una jugada clave, el penalti que con 1-0 para el Dénia detuvo Maxi.

De salida al minuto ya estrellaron en el larguero un balón los visitantes que disfrutaban de un físico envidiable y que plantearon un partido para sumar alguno de los puntos en juego y en ello no defraudó para nada. Pero se encontró a un Dénia que le presionó y que tuvo el balón en la primera y que además aprovechó las pocas ocasiones que tuvo. La primera, como otras tantas veces, después de un saque de falta estratégico de Luis Domenech que acabó cabeceando Ferrán.

Con el gol, el Castellonense se fue a por el empate, pero tropezaba con un Dénia que presionaba bien a sus pares con un impecable Mateo en defensa. Esta primera mitad fue muy física y en algunos momentos, dura que el colegiado, por cierto,bastante mal su actuación, castigó cuando y como quiso. Pero no dio más de sí esta mitad.

En la segunda apenas tres minutos de sus comienzo llegó el penalti detenido por Maxi, lo que espoleó a los locales. Pero enseguida perdían el balón y comenzó a dominar y tener la pelota el visitante. De nuevo, un fuera de juego, anuló lo que pudo ser el empate que iba buscando y mereciendo el Castellonense. Sufría mucho el Dénia y Maxi volvió a ser providencial en un mano a mano que resolvió con un extraordinario paradón. Aquí llegó el debut de Magnum, la nueva incorporación dianense pero que poco aportó al juego hasta que Guerrero, cazó un balón a falta de 12 minutos poniendo un 2-0, que parecía cerrar el partido. Lejos de ello, se volcó el rival y a falta de siete minutos acortaba distancias, 2-1, para hacer sufrir a la parroquia esos minutos y seis de más que dio el colegiado.

En definitiva tres puntos de oro que le mantienen en la segunda plaza y que resta los cinco de diferencia que llevaba el líder.