Seguramente el partido no le gustó a casi nadie de los no muchos espectadores que acudieron al Diego Mena para ver el último partido de la primera vuelta ante uno de los candidatos a la promoción: el Muro. Este equipo demostró estar más hecho y experimentado que el Dénia, pero le faltó ambición en la primera mitad jugando incluso con un falso segundo central. Sabía que los dianenses llevan su peligro a balón parado y en las contras y vino a hacer su partido que lo pudo ser cuando en tiempo de prolongación con el portero Pedro adelantado, colgaron un balón que se estrelló en el larguero. No hubiera sido justo ya que por trabajo, el empate era y fue lo más real.

Sin Josep, Esteban sacó a Kevin y a Fran comenzando el partido sin peligro en ninguna de las dos áreas. Tuvimos que esperar hasta el 36` para que los visitantes tuvieran una clara a bocajarro. Ya no hubo más ni para unos ni para otros con los poteros de invitados pasivos.

A los 8 minutos de la segunda parte Juanito salió para darle más rapidez al juego y así fue lo que hizo que el Muro tuvieses sus minutos pasivos, hasta que a los 10 los dianenses tuvieron un uno contra uno respondido con un paradón.

El minuto clave fue el 17 cuando el colegiado señaló penalti en el área del Dénia precipitadamente porque se vio como el defensor tenía los brazos pegados. La consulta con el juez de línea fue como la del VAR, rectificación. Entonces esto espoleó al Muro que se hizo dueño del partido y este se endureció hasta llegar a un tangana que le costó al visitante quedarse con 10 los últimos 115 minutos. Así y con todo el Muro no se arrugó y siguió dominando pese a los arreones esporádicos del Dénia que dio por bueno el empate y más cuando ese balón final dio en el larguero.

Quizá lo único destacable de la jornada fue que los de abajo sumaron todos, pero que el Dénia no baja puestos y ahora a esperar la segunda vuelta que tiene que comenzar contra ellos, con otra cara distinta al comienzo de la liga.