La primera conclusión que se puede extraer del Debate celebrado en la Casa de la Cultura de Dénia sobre Els Bous a la Mar, es que las posturas son totalmente irreconciliables y que nunca se llegará a un punto de acercamiento. Pero dicho debate moderado por Pangel Albi (montgoradio.com) y que tuvo como “contrincantes” a David Medina, pro taurino y a Jesús Frare, animalista, mantuvo el tono de corrección necesario, todo un avance después de la “guerra” en las redes sociales mucho más ácida y en algunos casos soez y maleducada. El debate siguió la dinámica de alegar sobre el sufrimiento o no de los toros, su cuidado, el transporte, el maltrato, el presunto ahogamiento y la capacidad de los toros en el agua y si bien en algunos casos, se quiso derivar hacia aspectos más generales, se reconducía el tema hacia la Fiesta de Dénia en concreto. Como era de esperar, una parte negó que se maltratara al animal, que se ayudaba a los toros a salir del agua sin causarles daño físico, que no les angustiaba y que posteriormente se cuidan en su estancia en los recintos de descanso. Evidentemente la parte contraria criticó las condiciones del transporte, el estrés del animal y la angustia al caer al agua. Pero obviamente la argumentación fue muy centrada en ello, pero por su dimensión mejor escuchar alguno de los pasajes más destacados:

En un principio no se estableció la posibilidad de participación del público, pero finalmente, se acordó ceñirse a ruegos y preguntas de modo que los presentes podían formular una pregunta por asistente y con esa dinámica, llegó lo más interesante de la noche que finalizó hora y media después de su comienzo