El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, ha visitado la Marina Alta concretamente, con presencia en donde se situaba el peaje de Ondara para dar datos sobre los efectos de la liberalización de la AP-7.

España ha destacado que lejos de ser un perjuicio económico para las arcas de la Generalitat, la movilidad se traduciría en unos 300 millones de euros debido a que las empresas la han utilizado más lo que favorece, según el conseller, la competitividad entre ellas.

Igualmente ha situado los beneficios en lo que ha reportado para los ciudadanos tras un tiempo de años y años teniendo que pagar el peaje.

Por su parte, la delegada del gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, destacó la seguridad que la liberalización ha reportado a todos aquellos que utilizan asíduamente o no la llamada AP7.

Todo ello se producía cuando se cumple un año de la liberalización del peaje.