El chef Bruno Ruiz, del restaurante Aticcook, participará los días 19 y 20 de enero en el Foro Internacional de Gastronomía Macao 2019, representando a Dénia como Ciudad Creativa de la Gastronomía de la Unesco, red de la que también forma parte la ciudad china.

Este foro gastronómico internacional ha querido invitar a chefs de entre 18 y 40 años procedentes de las Ciudades Creativas de la Gastronomía, con el objetivo de dar a conocer la cultura gastronómica de las distintas localidades.

Esta iniciativa forma parte de las actividades organizadas por el Gobierno de la región Administrativa Especial de Macao para celebrar su designación como Ciudad Creativa de la Gastronomía de la UNESCO.

Gracias a la calidad de la materia prima, a la tradición culinaria y a las mentes creativas, en Dénia  existe un amplio recetario cargado de exquisitez y platos de autor, como demostrará Bruno Ruiz en Macao.

Más de 300 restaurantes de la ciudad presumen de ofrecer una de las cocinas con mayor reconocimiento a nivel internacional. En sus cartas no puede faltar la popular gamba roja de Dénia, un plato de los que puede presumir el chef de Aticcook, que ganó en 2018 el Concurso Internacional de Cocina Creativa de la Gamba Roja.

Sobre Bruno Ruiz

El espíritu aventurero y un carácter inquieto conviven en Bruno Ruiz con la seriedad y la disciplina de un profesional apasionado por su oficio. Su vocación estaba predestinada y se nutrió de las vivencias y sabores disfrutados con los suyos, en el horno de los abuelos y trasteando entre fogones mientras su padre cocinaba.

Estudió en Dénia y enriqueció su formación al lado de grandes maestros. Trabajar en el Celler de Can Roca revolucionó por completo su manera de entender la cocina y le impulsó a seguir viajando en busca de nuevas experiencias. En San Sebastián fue discípulo de Martín Berasategui y de Pedro Subijana, con los que tuvo la oportunidad de introducirse en la filosofía y las técnicas de cocina del más alto nivel.

Su trayectoria desde entonces se ha desarrollado de la mano de proyectos en sintonía con su estilo de cocina y así concibe su llegada a Aticcook, un escenario único para mostrar esa identidad tan particular, ligada a la producción local sin desestimar alimentos lejanos, siempre con el cariño y sensibilidad que caracteriza a Bruno Ruiz.