El CD Kitesurf Dénia ha enviado un comunicado en forma de solicitud a las administraciones públicas en el que se solicita que se facilite la vuelta a la práctica de los deportes náuticos de vela, entre los que se encuentran: windsurf, kitesurf, wingfoil, … y para lo que se precisa esencialmente:

–       Adaptación de una franja horaria para la práctica de estos deportes.

–       Permiso para la utilización de un vehículo particular con el fin de trasladarse única y exclusivamente a los puntos de navegación.

El comunicado dice así:

En Dénia, 2 de Mayo de 2020, la directiva del C.D. Kitesurf Denia realiza mediante el presente, un comunicado para las Administraciones Públicas:

En estos durísimos tiempos que estamos atravesando, en los que la salud y la vida de las personas se está viendo comprometida, en los que la economía está afrontando el reto más duro que recordamos y en los que los ciudadanos estamos haciendo denodados esfuerzos ante un necesario confinamiento que va llegando a su fin, no parece el mejor momento para elevar reclamaciones por parte de colectivos concretos de deportistas, pero en realidad es precisamente ahora el mejor momento para ello.

El colectivo de practicantes de deportes náuticos de vela, entre los que se encuentran el kiteboarding, el windsurf o el wingfoil, manifiesta globalmente su más firme compromiso en la lucha global contra esta terrible pandemia, y hará cuanto esté en su mano para colaborar en su freno.

Sin embargo, este colectivo, habitualmente forzado a luchar trinchera a trinchera por conseguir la habilitación de su práctica legal cada temporada, opina que debe ser una de las actividades deportivas que vuelva a la “nueva normalidad” en un primer momento.

Las motivaciones que nos avalan para alcanzar dicho convencimiento estriban en diferentes razonamientos: Son varios los informes y artículos científicos y médicos que abogan por un muy bajo riesgo de contagio en ambientes marinos o lacustres y abiertos; estos deportes se practican de forma individual y solitaria, exigiendo un considerable espacio entre practicantes, y practicándose en un entorno que imposibilita el contacto y la cercanía, como es el mar, o incluso determinados pantanos de interior; la pasión que arrastra a los practicantes de este tipo de actividades deportivas va más allá de la mera afición a un deporte, llegando incluso a ser una sana adicción, por lo que la salud mental y física de los mismos se crece con su práctica, pero sobre todo el cuidado en el cumplimiento de las normas establecidas es mucho más escrupuloso, dado que una determinada falta puede llevar a la prohibición de su deporte; la economía debe volver a fluir, y este colectivo es numeroso y genera un importante volumen de transacciones de todo tipo, desde adquisiciones de material o cursos de formación hasta consumos en la restauración o la hostelería; En estos deportes, pese a requerir atravesar la playa para adentrarse en el mar, el uso de la orilla es muy escaso, por lo que no se va a favorecer ningún tipo de uso terrestre; finalmente, estos deportes son absolutamente respetuosos con el medio ambiente, ya que no utilizan combustibles de ningún tipo, no emiten emisiones y no erosionan espacio alguno.

Por todo lo antedicho, rogamos se nos facilite la vuelta a la práctica de nuestro deporte, para lo cual necesitamos, esencialmente:

* En primer lugar y como petición principal, que se modifique o implemente a estos aspectos una franja horaria más extensa y mejor ubicada para la práctica de los deportes náuticos de vela. Hay que considerar que la establecida con carácter general para los deportes por la orden de 30 de abril del Ministerio de Sanidad en prácticamente ningún caso contempla espacios temporales en los que se pueda practicar nuestro deporte, por ausencia de vientos adecuados -que se suelen dar desde finales de la mañana hasta finales de la tarde- o por la obligatoria precaución de no adentrarse en el mar cerca del ocaso. El mantenimiento de las franjas horarias actuales genera la injusta paradoja de impedir la práctica de precisamente el deporte que más bajo riesgo genera.

* En segundo lugar y siempre bajo autorización reglamentaria, que se permita a los practicantes coger su vehículo para trasladarse estrictamente a los puntos de navegación. Esta autorización de movilidad, que ya se está dando en determinados municipios, es necesaria dada la naturaleza de los aparejos que el deportista debe acarrear y por causa de que la mayor parte de usuarios no residen en la misma zona de playa. Entendemos que esta solicitud no perjudicaría en absoluto las medidas de precaución adoptadas con carácter general, ya que serían desplazamientos puntuales para estas prácticas y no favorecería aglomeraciones.

* Que los organismos encargados de emitir las autorizaciones que sean necesarias, como las capitanías marítimas, las consejerías o los ayuntamientos, tengan una especial sensibilidad con estos deportes, o cuanto menos no añadan trabas innecesarias, pues todos queremos cumplir con la legalidad vigente, y sinceramente entendemos que no hay obstáculo legal alguno para estas prácticas.

Este colectivo les ruega accedan a este cambio de visión sobre el mismo, les ruega nos dejen volver a disfrutar del mar, nos permitan contribuir a facilitar un clima de optimismo y normalidad en la población del que tan necesitada está. Dejen que volvamos a colorear el mar y con ello nuestras vidas.

Paralelamente y de forma inmediata, os informamos que iniciamos una campaña en redes, con el lema “el mar no tiene límites, ¿porqué imponerlos?” y que se concentrará en el hashtag #unmarsinlimites. Os rogamos la máxima participación, que etiquetéis y compartáis, que colaboren vuestros allegados…sin todos vosotros no tendremos fuerza. ¡Vamos a conseguirlo!