Esta vez, jugar contra un segunda B, La Nucía, era un importante test, si bien tratándose de un amistoso, ya se sabe: probaturas. Es lo que hizo Esteban. Poniendo un bloque más «titular» y dando en el segundo tiempo, minutos a jugadores, algunos en plan prueba ya que no están fichados,caso de Fayé o Juanito. Porque se trata de dotar al equipo de más fondo de armario y no quedarse con una plantilla corta ya que con la llegada de Estéfano, el Club no puede mirar más allá en los presupuestario. Por cierto que la medular se enriquece, aunque es pronto, con la visión de juego técnica del recién llegado.

Sobre todo se observa una mano más madura del técnico, del que ya dijimos que «aprende» rápido y abre puertas a un futuro prometedor como entrenador. El manejo del equipo en estos partidos amistosos lo presume. Un conjunto que se asienta mejor en el campo y defiende más junto a la espera de que Panucci, quien se lesionó pronto y Renzo den la medida que de ellos se espera.

El Dénia cayó por 0-1 gol de los visitantes en el ecuador de la segunda mitad y si bien no tuvo fortuna en las pocas ocasiones que generó y el dominio de los de La Nucía en la segunda mitad tampoco dejó ver muchas cosas que permite un segunda.

En definitiva, buenas sensaciones que habrá que trasladar cuando comience la liga de verdad.