La baja concedida por el CD Jávea a un jugador del carisma de Panucci, ha levantado todo tipo de comentarios que se han desvirtuado o confundido.

Es cierto que posiblemente Panucci no debió dejar el Dénia y menos hacerlo antes de tiempo, lo que ha propiciado que se hayan producido opiniones contrarias a los intereses del jugador quizá merecidos y más cuando entrada la liga esta temporada. el jugador volvió a pedir la baja ya que no contaba como fijo en los onces de Juan Carlos. Baja que no se le concedió, según el jugador por decisión del entrenador.

A partir de ese momento Panucci comenzó a jugar más y a ser titular hasta que se produjo esta semana la «bomba». Citado por Juan Carlos, afirma el delantero que el argumento que le dio fue el de que no rendía como era de desear por lo que no contaba con él. Curiosamente esto se producía después de la llegada de Javi que jugó todo el partido último, jugador muy fijo en los esquemas de Juan Carlos. Panucci exculpa a la directiva de la decisión, pero lo cierto es que una baja dada a estas alturas es un dardo envenenado para el interesado puesto que ya no puede jugar en el grupo tercero en otro equipo.

El trabajo en Dénia del jugador complica además su posible fichaje por otro equipo que no sea de la zona (¿Calpe? ¿La Vila?). De no ser posible, Panucci pedirá entrenar con el Dénia para no perder la forma.

Finalmente y en todo caso esta esperpéntica situación no se corresponde con un jugador que ha sido máximo goleador de la Preferente, delantero destacado por los medios especializados y con una probada calidad por la que muchos equipos pelearían.