El Ayuntamiento de Xàbia ha aprobado hoy en junta de gobierno los pliegos para sacar a concurso el proyecto básico y de ejecución de la piscina cubierta municipal. La contrata sale por un precio de 118.235 euros y todos los detalles técnicos se publicarán en la plataforma de contratación del sector público para que los técnicos interesados puedan presentar sus propuestas durante 15 días.

Con este paso se deja encarrilado uno de los proyectos más demandados por la ciudadanía y que, tras permanecer más de una década enquistado, se desbloqueó hace ahora un año cuando el actual gobierno autonómico reconocía la deuda histórica que sus predecesores dejaron pendiente con Xàbia y abría al fin en sus presupuestos una partida económica para la obra.

El alcalde, José Chulvi, recuerda que Ayuntamiento y Generalitat acordaron que fuera el Consistorio quien encargara el diseño de la piscina (que es lo que se contrata ahora) mientras que la construcción será íntegramente financiada por el gobierno autonómico, que tiene ya reservada la primera anualidad de 1’5 millones.

Chulvi se ha mostrado ilusionado por, dentro de esta legislatura, poder dar un paso tan decisivo para demostrar la voluntad de su gobierno en que la piscina cubierta pase de ser una ilusión colectiva a una realidad.

Aparejado al expediente de contratación del proyecto, el Ayuntamiento anexa toda la documentación relativa al solar donde se construirá la piscina (la parcela contigua y adyacente al pabellón de deportes, entre las calles M.Bordes Valls, Joan Fuster y V.A. Estellés), el programa de necesidades que se ha trabajado desde el departamento de Deportes y los criterios de diseño basados en la modernidad, sostenibilidad, polivalencia, funcionalidad, de fácil mantenimiento y accesible.

El complejo se plantea con dos vasos de piscina y una sala de actividad dirigida a la gimnasia y mantenimiento físico. La piscina principal (de 25 metros de largo por 16’7 de ancho) será de carácter polivalente y la secundaria (de 16’70 por 10 metros) la dedicada a la enseñanza actividades complementarias o de familiarización a la natación, tanto para niños como para adultos, y sobre todo a la natación rehabilitadora.

Del proyecto inicial (que se cifró en 6 millones de euros) se elimina el aparcamiento subterráneo (era sólo para 20 coches) y muchas zonas y espacios innecesarios que elevaban el coste de construcción y mantenimiento. También para reducir los costes de mantenimiento, se está estudiando la conectividad con el Palau d’Esports y medidas de eficiencia energética. Ahora el proyecto se estima que podría salir adelante con 3 millones de euros.