La Junta de Gobierno celebrada esta semana ha aprobado sacar a licitación el proyecto de ampliación de la Vía Verde, entre el camino de la Bota y el camino viejo de Gandia y prolongarla hasta la intersección de la calle de Ondara con el inicio de la avenida de València.
Las actuaciones que contempla el proyecto redactado por el arquitecto municipal comportan el desbroce de la traza del tren entre el camino de la Bota y el camino viejo de Gandia, para después explanar la zona y condicionar la superficie de apoyo de las capas de material que se añadirán. El siguiente paso será extender una capa de saorra compactada de 1,50 metros de anchura que se empleará de carril bici y otra contigua de 2,50 metros peatonales.
Al llegar a la calle de Ondara, la Vía Verde se tendrá que ampliar, adaptándose a las superficies de este vial, que es, en parte, para peatones y, en parte, abierto a la circulación de vehículos.
En la zona abierta al tráfico, el proyecto prevé prescindir por un lado de aparcamiento que se convertirá en carril bici, mientras que los peatones tendrán que hacer este tramo por la acera. Tanto el carril bici como los pasos de peatones se señalizarán con pintura vial.
Así mismo se contempla la colocación de señalización vertical y bandas de goma para reducir la velocidad en los cruces con calles que tengan tráfico rodado.
El plazo de ejecución de los trabajos es de 2 meses y el presupuesto de ejecución asciende a 34.567,05 euros.