El apoyo asistencial a las residencias es un tema clave en la lucha contra el COVID-19 en la Marina Alta. Para ello se ha formado un equipo de profesionales que dan apoyo clínico y logístico a las 17 residencias de la comarca.

El grupo, constituido desde el inicio de la alerta por pandemia, está formado por profesionales sanitarios del DSD y de la Oficina del Comisionado de la Conselleria de Sanitat. Participan profesionales de la Dirección de Atención Primaria, además de una médico y una enfermera. Estas últimas son las profesionales de enlace, encargadas de realizar un seguimiento diario de las residencias, a través de los directores, médicos o personal responsable del centro.

El objetivo que se persigue es extremar al máximo las medidas de prevención, así como el control de todos los residentes para evitar contagios masivos, como ha ocurrido en otras Comunidades Autónomas. Para ello, se realiza un seguimiento cada 24 horas de los pacientes con sintomatología y una revisión al resto de los residentes, pruebas de detección del virus, -en los casos en los que está indicado- o medidas de aislamiento, si fuera necesario.

El equipo de trabajo también lleva a cabo tareas de apoyo en la logística, en la prevención, recogida de muestras y formación en protocolos, como el de la correcta utilización de los Equipos de Protección Individual.

Este grupo de trabajo ha apoyado a las residencias en el diseño de planes de contingencia específicos, aportándoles un documento guía. El documento contempla la atención al residente planteando 4 fases diferenciadas -verde, amarilla, naranja y roja-, dependiendo del curso evolutivo de la potencial enfermedad.