Como anunció el Alcalde de Dénia, comparecería en redes sociales como ha hecho durante las distintas Fases, en esta nueva normalidad.

La mayoría de las respuestas han sido a las preguntas sobre el uso de las playas. Es una de las grandes preocupaciones ante las normas exigidas de no sobrepasar la distancia de seguridad y la dificultad de cumplir esta premisa, sobre todo en cuanto llegue el mes de julio. Porque limitar el número como se ha hecho es harto complicado. Para ello la Generalitat ha dispuesto de un buen número de vigilantes que repartirá por los distintos municipios de la Comunitat Valenciana, a los que se sumarán dos personas de Urbaser y los voluntarios de Cruz Roja. Grimalt ha insistido en que se respete las tres franjas: baño, paseo y zona de sol, para que no sean invadidas y en caso de seguir las instrucciones que se han colocado en cada entrada de la playa o no atender a los vigilantes, recomienda que se llame a la policía. Las playas de Dénia no se van a parcelar.

Este domingo el estreno llenó las calas de Les Rotes, si bien las medusas obligaron a cerrar algunas. Este lunes se comenzó con Bandera Verde y volvió a ondear más tarde la amarilla.

De playas, el conflicto de Deveses, sigue abierto. Costas se pronunció en su día sobre su competencia para retirar los escombros dispersos por el temporal, pero cada vecino deberá poner en orden sus desperfectos sin sobrepasar el límite que ha marcado Costas para reducir la línea frontal sobre el mar.

El otro tema «estrella» ha sido el de la ocupación de la vía pública, recordando el alcalde que con la imposición del 50% de mesas en terrazas, sólo se cobrará este número y no la cantidad que tiene concedida cada establecimiento. Haciendo especial hincapié en la distancia de 2 metros entre mesas y la limitación aconsejada de 20 comensales por mesas unificadas.